La importancia de ser atendido por un profesional especializado

Últimamente la atención a personas con problemas de salud está siendo controvertida según los diferentes profesionales especializados en cada área. No hace mucho la presidenta de la Sociedad Española de Hipertensión-Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión Arterial (Seh-Lelha), Nieves Martell, comentó que en muchos de los casos los médicos carecen de formación relacionada con la prescripción de ejercicio físico adaptado a cada paciente en función de sus necesidades (link). La Federación Española de Medicina del Deporte no tardó mucho en redactar un comunicado en el cual indican que como médicos especialistas en medicina del deporte, la competencia de prescribir actividad física a personas para la mejora de la salud, tengan patologías crónicas o no, es competencia exclusiva de este colectivo.

1455011_476646525784075_706946664_a

En defensa de este escrito podemos ver que el Profesor Dr. Víctor Arufe Giráldez de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de A Coruña, emite un escrito en pro de la prescipción de actividad física por parte de los profesionales licenciados y graduados en actividad física y del deporte apelando que tienen la capacidad para evaluar la condición física y prescribir ejercicio físico orientado a la salud según indica así en sus competencias en el título de grado de la Universidad de Vigo. Lo mismo ocurre en en las competencias establecidas en el Título de Grado de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte de la Universidad Politécnica de Madrid (link), en el que podemos ver en el en el punto CE. 14 dentro del apartado 3.2.2 que estos profesionales tienen la capacidad de evaluar la condición física y prescribir ejercicios físicos orientados hacia la salud entre otras competencias que albergan el cuidado y prevención de la salud de las personas.

El egresado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte (CCAFYDE) es el profesional que mayor competencias tiene en toda España en materia del deporte en estudios superiores, es el profesional que más práctica deportiva dispone en su currículo académico y carga lectiva. Por ello se podría decir que es el profesional que más capacitado está  para saber qué cargas, frecuencia y duración ha de tener un programa de entrenamiento según la actividad que se lleve a cabo para cada persona.

Ojo, no indico que este profesional diagnostique, no se me malinterprete. Siempre defenderé que el diagnóstico en materia de salud es competencia del médico y, según el caso, del especialista, que en este sería el médico especialista en medicina del deporte. Éste debe indicar las recomendaciones y límites del paciente para que el titulado en CCAFYDE planifique un programa de actividad física en base a los diferentes principios del entrenamiento (Individualidad, especificidad, variedad…) y los gustos y disponibilidad de la persona y ejecutarla con el paciente.

Con este tipo de posturas lo único que conseguimos es dividir esfuerzos en busca de mejorar la salud de la población general y de cada persona en particular. Esfuerzos que los Licenciados y Graduados en CCAFYDE llevan de forma incansable intentando que a nivel social y profesional se les reconozca estas competencias. Ya que siempre va a buscar lo mejor para su paciente, para mejorar la salud de cada persona a la que atiende. Poco a poco la población lo va asumiendo, pero parece que algunos de los sectores del ámbito de la salud no ven.

Nos alarmamos cuando vemos las estadísticas sobre el sedentarismo en este país en el que más del 41% de los españoles se declaran sedentarios (según indica el Instituto Nacional de Estadísticas). En mano de todos está mejorar este panorama. Para la mejora de la salud todos somos necesarios, cada uno en su especialidad. La atención multidisciplinar siempre será mejor que la que se pueda realizar de forma individual.

Es posible que los representantes de cada ámbito profesional y el ente ministerial pertinente deban sentarse y estructurar un marco competencial para que de una vez por todas queden claras y establecidas las labores de cada uno, en el que beneficiario final seamos cada uno de nosotros y lo disfrutemos como profesionales o usuarios.