El magnesio, un aliado para volver a la normalidad

El magnesio, un aliado para volver a la normalidad

Septiembre se caracteriza por la vuelta al trabajo, la rutina, al cole, a los entrenamientos… en definitiva, de vuelta a la realidad después de disfrutar de unos días, o semanas, de descanso. Es el mes donde el choque con la realidad hace que tengamos que hacer un esfuerzo extra para cumplir con las tareas del día a día. Pero también es un mes donde se buscan nuevos objetivos, metas y planes de futuro por cumplir.
Todo ello, supone un desgaste físico que puede provocar en cansancio, fatiga y malestar físico y psicológico… Y es que la vuelta a la normalidad en muchas ocasiones puede ser dura y este “sobreesfuerzo” pueda ser más llevadero con la ayuda de algún suplemento como el magnesio.

¿Por qué el magnesio?

El magnesio es un mineral que participa en alrededor de 300 reacciones químicas dentro de nuestro organismo, participando en casi todos los procesos metabólicos de nuestro cuerpo, tanto en la formación o reparación de tejidos, como en la formación de energía para poder llevar posteriormente las tareas diarias.
¿Qué propiedades y beneficios tiene?
Los estudios indican que el magnesio tiene importantes funciones dentro de nuestro organismo:

  • Regula la función de nuestros músculos y del sistema nervioso.
  • Regula los niveles de azúcar en sangre.
  • Ayuda a mantener la presión sanguínea.
  • Ayuda en la formación de proteínas (función recuperadora), masa ósea (previene la osteoporosis) y el ADN.

Algunos estudios indican que el magnesio ayuda a mantener una buena densidad mineral ósea en aquellas personas que tienen riesgo de sufrir osteoporosis y en aquellas que padecen esta patología.
¿Qué pasa si no consumo suficiente magnesio?
Por norma general, los países industrializados tienen un consumo deficitario de magnesio y así lo señalan diferentes estudios científicos. La sintomatología por un bajo consumo de este mineral de forma prolongada puede ser:

  • pérdida del apetito,
  • náuseas,
  • vómitos,
  • fatiga,
  • debilitamiento.

Una insuficiencia extrema de magnesio podría causar:

  • entumecimiento,
  • hormigueo,
  • calambres musculares,
  • convulsiones,
  • apatía

Los estudios indican que las personas mayores y las mujeres adolescentes son las poblaciones donde menos magnesio se consume y, por lo tanto, mayores necesidades necesitan de este mineral.
Es más probable que estos grupos de personas no consuman suficiente magnesio:

  • personas con enfermedades gastrointestinales (como la enfermedad de Crohn o la enfermedad celíaca)
  • personas con diabetes tipo 2
  • personas con alcoholismo de largo plazo
  • gente mayor

 

¿Qué alimentos contienen mayor aporte de magnesio? ¿Y cuáles son las recomendaciones diarias?

El magnesio se puede obtener de forma natural en muchos alimentos, aunque las mayores concentraciones se encuentran en semillas como la de girasol y el trigo contiene altas concentraciones de magnesio, pero los alimentos de consumo general, como carne o verduras, tienden a tener poca cantidad de este mineral. Los productos integrales, las espinacas, calabaza, tofu o algunos frutos secos contienen mayores concentraciones de magnesio.
Las recomendaciones diarias varían según la etapa de la vida en la que se encuentren, son las siguientes:

Etapa de la vida Cantidad recomendada
Bebés hasta los 6 meses de edad                            –> 30 mg
Bebés de 7 a 12 meses de edad                               –> 75 mg
Niños de 1 a 3 años de edad                                     –> 80 mg
Niños de 4 a 8 años de edad                                     –> 130 mg
Niños de 9 a 13 años de edad                                    –> 240 mg
Adolescentes (varones) de 14 a 18 años de edad     –> 410 mg
Adolescentes (niñas) de 14 a 18 años de edad          –> 360 mg
Hombres                                                                      –> 400–420 mg
Mujeres                                                                        –> 310–320 mg
Adolescentes embarazadas                                        –> 400 mg
Mujeres embarazadas                                                 –> 350–360 mg
Adolescentes en período de lactancia                        –> 360 mg
Mujeres en período de lactancia                                 –> 310–320 mg

 

¿En qué situaciones se recomienda ingerir una mayor cantidad?

Periodos de estrés como exámenes, vuelta a la rutina postvacacionales, problemas personales o sucesos que alteran nuestro día a día suelen necesitar un aporte extra de magnesio.
Así también momentos prolongados en el tiempo que requieran de esfuerzo físico mayor de lo habitual como fases de competición más intensas, pretemporada, a nivel laboral mayores cargas de trabajo, echar más horas en la oficina, etc. Son situaciones que también producen un mayor desgaste físico y por lo tanto, requieren mayores aportes nutricionales para poder seguir llevando nuestro día a día de la forma más llevadera posible.

¿De qué forma puedo obtener un aporte extra?

Existen diferentes productos que te pueden aportar un aporte añadido de magnesio. Pero es importante que la ingesta de este suplemento tenga una correcta asimilación para el organismo para un mejor aprovechamiento de este mineral. Productos tales como el Magnesium Duo® que además de darte un aporte extra de 225 miligramos de este mineral en forma de glicerofosfato para una correcta asimilación digestiva. En su composición también podemos encontrar Selenio, diferentes vitaminas del grupo B (B1, B3, B6 y B12 entre ellas) y vitamina E.


Podrás combatir mejor la fatiga, ayudando al correcto funcionamiento del sistema nervioso, a una actividad normal del sistema muscular y del sistema energético en general. De esta forma podrás mantener el día a día al ritmo que necesitas con mayor vitalidad.

 

Bibliografía

– National Institutes of Health [Internet] Magnesio [Consultado el 29 de septiembre de 2018] Disponible en: https://ods.od.nih.gov/factsheets/Magnesium-DatosEnEspanol/
– Biesalski HK y Grimm P. Nutrición: texto y atlas. Panamericana. Madrid. 2007